Alma Ausente.

Poesía

No te conoce el toro ni la higuera,
ni caballos ni hormigas de tu casa.
No te conoce el niño ni la tarde
porque te has muerto para siempre.

No te conoce el lomo de la piedra,
ni el raso negro donde te destrozas.
No te conoce tu recuerdo mudo
porque te has muerto para siempre.

Anuncios

La vida es sueño.

Arte

Segismundo:

¡Ay mísero de mí¡ !Ay infelice!

Apurar, cielos, pretendo,

ya que me tratáis así,

qué delito cometí contra vosotros naciendo.

Aunque si nací, ya entiendo qué delito he cometido; bastante causa ha tenido vuestra justicia y rigor,

pues el delito mayor del hombre es haber nacido.

A mi país.

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

El cielo tricolor oscurece y la violencia se desata en las calles,

el día comienza con un padre nuestro; termina con la lágrima de una madre.

Día tras día se ven personas caminando; cuerpos adoloridos avanzando con la frente en alto,

 quien lucha sobre el pavimento grita y el que en su casa se queda llora,

todos nos encontramos atrapados entre el amor y la discordia.

El Loco.

Vida.

Me preguntáis como me volví loco. Así sucedió:

Un día, mucho antes de que nacieran los dioses, desperté de un profundo sueño y descubrí que me habían robado todas mis máscaras -si; las siete máscaras que yo mismo me había confeccionado, y que llevé en siete vidas distintas-; corrí sin máscara por las calles atestadas de gente, gritando:

-¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Malditos ladrones!

Hombres y mujeres se reían de mí, y al verme, varias personas, llenas de espanto, corrieron a refugiarse en sus casas. Y cuando llegué a la plaza del mercado, un joven, de pie en la azotea de su casa, señalándome gritó:

-Miren! ¡Es un loco!

Tengo un presentimiento.

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

  Al amargo sentimiento de no saber qué se está haciendo, pero se continúa caminando de todos modos. Con los pies descalzos o medias rotas, seguimos por un sendero que nos conduce a un lugar desconocido, mas ¿qué esperamos? ¿encontrarnos a nosotros mismos o seguir buscando con los ojos vendados?

  Existe un tipo de satisfacción que solo conoce el confundido, aquel espíritu gris que vive cuestionándose, rozando constantemente los extremos sin permitirse habitar alguno. Cuerpo traslúcido que siempre calla un pensamiento y se reconoce por ser tan impredecible como sus acciones; los demás pueden repudiarlo o reírse ante su indecisión.  

Decálogo del artista

Arte

I. Amarás la belleza, que es la sombra de Dios sobre el Universo.

II. No hay arte ateo. Aunque no ames al Creador, lo afirmarás creando a su semejanza.

III. No darás la belleza como cebo para los sentidos, sino como el natural alimento del alma.

IV. No te será pretexto para la lujuria ni para la vanidad, sino ejercicio divino.