Solo al aceptar la propia fealdad

Poesía

Sólo al aceptar la propia fealdad se puede abrazar la belleza, con ganas.

Reconocerse oscuro es el primer paso
pa’ que entre la luz blanca.
Es que ser humano siempre, siempre implica tener dos caras. 
Convulsión y calma. Qué tal que no.
No existe equilibrio sin rabia.
Ni alegría sin lágrima.
¿Cómo podría uno nadar tranquilo en aguas positivas sin haber contempla’o el otro lado de la vaina? No.
Eventualmente la vida, maestra, haría lo suyo pa’ revolcarnos, mandarnos al fondo, mostrarnos quién manda.
Y pa’ flotar, primero aceptarse piedra pesada.
Y ahí sí pa’rriba, glu, glu, como pluma liviana.
Claro, es que así es.
La felicidad no es perpetua, ni el optimismo, ni la magia.
Tiene que haber días grises pa’ que los otros brillen
Tiene que haber noche pa’ que haya alba.

Una vez uno entiende eso, la sonrisa se vuelve mantra.
La felicidad es real, porque no se está negando nada.
No se cae mal si se enfada,
sabe que está bien meter la pata…
Normal.
Se acepta humana.
Sólo al dejarse sentir vértigo,
se despliegan con valentía las alas.
Que siempre va a haber un toque de miedo,
que no hacerle caso engrandece el alma.

Que no vinimos pa’ ser perfectos
si no pa’ ser un desastre auténtico
que cada rincón de sí mismo ama

-Zalomé Del Mar

Lu&Fu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s