Recuerdos de ti.

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Hoy amanecí un poco más distraída con una sensación inundando mi pecho; sin poder olvidar su voz en el balcón muy cerca de mi oído, esa voz tan suave e inquebrantable, tan capaz de colarse por mis venas y llevarse consigo pedacitos de mí.

Cerré los ojos y reviví la noche de ayer. Mi corazón se aceleró.

Como si las palabras se le hubiesen agotado de su garganta, fijó su mirada en mi rostro, deteniéndose en mis ojos, y comenzó a respirar, a un ritmo distinto, el aire que yo exhalaba.

En una perfecta sincronización y, sin abrir la boca, nos mantuvimos unos segundos simplemente observándonos, sonriendo para nuestros interiores.

Anuncios

Reversibilidad

Poesía

Ángel lleno de gozo, ¿sabes lo que es la angustia,
La culpa, la vergüenza, el hastío, los sollozos
Y los vagos terrores de esas horribles noches
Que al corazón oprimen cual papel aplastado?
Ángel lleno de gozo, ¿sabes lo que es la angustia?

Ángel de bondad lleno, ¿sabes lo que es el odio,
Las lágrimas de hiel y los puños crispados,
Cuando su infernal voz levanta la venganza
Ven capitán se erige de nuestras facultades?
Ángel de bondad lleno: ¿sabes lo que es el odio?

Me pierdo (II)

Poesía

“…Me pierdo en las noches recostado en mi lecho

Donde bebo la hiel y el vinagre

Pues la violencia dejo de mí un maltrecho

Pozo profundo que hierve mi sangre.

Me pierdo pues da miedo hallarme

Como rígido grisáceo y completo

Me aterra que al llegar a encontrarme

Trastorne mi vida en solo un objeto.

Libre como colibrí

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Poesía

Siempre quise ser como un azulado colibrí,

con vibrantes colores,

y muchos deseos de vivir.

Siempre admiré como vuelan lejos y te dejan en el corazón un aleteo sinfín.

Yo todas las lunas llenas soñaba con tocar las alas de un acelerado colibrí,

pero en un parpadeo se marchaba y me dejaba sola llorando en el jardín.

No me llames loca al pensar que la vida sería más fácil así,

entre atardeceres de colores,

con el néctar de una hermosa flor para sobrevivir. 

Los amorosos

Poesía

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.

Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.
Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.

A Elena II

Poesía

Todo, todo,
todo cambia.
De la luna la luz límpida
la luz de perla se apaga.
El perfume de las rosas
muere en las dormidas auras.
Los senderos se oscurecen.
Expiran las violas castas.
Menos tú y yo, todo huye,
todo muere,
todo pasa…
Todo se apaga y extingue
menos tus hondas miradas.

¡Tus dos ojos donde arde tu alma!
Y sólo veo entre sombras
aquellos ojos brillantes,
¡oh mi amada! Todo, todo,
todo cambia.

Sal de tu herida

Poesía

Me saben los labios a la
sal de tu herida.

Sal de tu herida, mi amor,
repetimos sin cesar, una y otra vez,
bajo esta idea nuestra de que las palabras
existen para salvar lo que se necesita.

Hoy puedo decirte que mi herida
yace tranquila al lado de un sol
que me recuerda al ciego instinto
por el cual seguí tus pasos,
ese que nos trae hoy
al lugar donde nos sentimos libres por primera vez.