La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida

Poesía

Sin embargo,

aún me asusta hablar de ti,

ponerte en boca de otros

y no tener ya ganas de besarla.

 

Estoy rota por dentro y no lo oculto.

Sé que pasará un tiempo hasta que puedas abrazarme

y no se te claven mis pedazos.

 

Poco a poco voy comprendiendo este peso,

esta carga de nostalgia tremebunda que nadie logra sostener,

esta tristeza que tú entendiste y acariciaste

hasta que te miró de frente y la soltaste.

 

No te culpo,

es importante que lo sepas,

sigo creyendo que fuiste un milagro aunque ya no crea en la fe.

-Elvira Sastre

Lu&Fu

Fuente de la imagen: pinterest

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s