Ética bajo la lluvia

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Favoritos

La belleza de lo absurdo,

La gracia de la incoherencia,

sin luz para iluminar el día,

un hombre canoso habla sobre filosofía.

¡Es realmente un caos!

se disparan todas las alarmas de los autos,

hasta su ayudante se ha quedado dormida,

y mientras tanto, él sigue hablando de Savater y la vida.

La luna.

Poesía

La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante
y también alivia
a los que se han intoxicado de filosofía.
Un pedazo de luna en el bolsillo
es mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
para ser rico sin que lo sepa nadie
y para alejar a los médicos y las clínicas.
Se puede dar de postre a los niños
cuando no se han dormido,
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
ayudan a bien morir.

Nada.

Poesía

Como la vida es nada en tu filosofía,
brindemos por el cierto no ser de nuestros cuerpos.

Brindemos por la nada de tus sensuales labios
que son ceros sensuales en tus azules besos;
como todo azul, quimérica mentira
de los blandos océanos y de los blancos cielos.

Brindemos por la nada del material reclamo
que se hunde y se levanta en tu carnal deseo;
como todo lo carne, relámpago, chispazo,
en la verdad mentira sin fin del Universo.

La gente que necesitas.

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Vida.

Que bonita la gente que conoce nuestros adentros, que conoce nuestras raíces y ha visto nuestras hermosas flores, que se queda cuando es otoño y nuestras ramas quedan desnudas; la gente que no te juzga porque no sabes física o biología, sino que entiende que tu mente es un poco más creativa. Me encantan las personas con las que puedes sentarte y hablar por horas acerca de la vida, que te enseñan si no sabes, que no se fijan en tus calificaciones sino que se fijan en los poemas que escribes en la parte de atrás de tu cuaderno, que no esperan que saques una multiplicación en segundos sino que detallan los colores que usas al pintar.