Here comes the sun

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Sin categoría

Mensaje de esperanza para mi desespero;

“déjalo ser” nos dice la madre de Paul a través de un sueño,

¡ojalá yo pudiera soñar como este genio!

pero me conformo con escuchar sus melodías,

Sermón estoico de censura moral

Poesía

“¡Oh corvas almas, oh facinorosos
espíritus furiosos!
¡Oh varios pensamientos insolentes,
deseos delincuentes,
cargados sí, mas nunca satisfechos;
alguna vez cansados,
ninguna arrepentidos,
en la copia crecidos,
y en la necesidad desesperados!

Un descanso de la noche

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Favoritos

Tenía un motivo, un motor;

pero, ¿de dónde había nacido semejante inspiración?

No había sido la noche en su divina tranquilidad.

No habían sido las estrellas con su luz particular.

Las sombras no estaban presentes

y ni un pensamiento oscuro pasaba por mi mente.

Sin embargo, así escribí,

con el sol alumbrando el día,

con las nubes acariciando al cielo,

con un pajarillo que a mí presencia temía,

con las hojas verdes de un árbol cayendo.

Un lápiz

Favoritos, Poesía

Por diez centavos lo compré en la esquina
y vendiómelo un ángel desgarbado;
cuando a sacarle punta lo ponía
lo vi como un cañón pequeño y fuerte.

Saltó la mina que estallaba ideas
y otra vez despuntólo el ángel triste.
Salí con él y un rostro de alto bronce
lo arrió de mi memoria. Distraída

Ética bajo la lluvia

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Favoritos

La belleza de lo absurdo,

La gracia de la incoherencia,

sin luz para iluminar el día,

un hombre canoso habla sobre filosofía.

¡Es realmente un caos!

se disparan todas las alarmas de los autos,

hasta su ayudante se ha quedado dormida,

y mientras tanto, él sigue hablando de Savater y la vida.

La calle

Favoritos, Poesía

Es una calle larga y silenciosa.
Ando en tinieblas y tropiezo y caigo
y me levanto y piso con pies ciegos
las piedras mudas y las hojas secas
y alguien detrás de mí también las pisa:
si me detengo, se detiene;
si corro, corre. Vuelvo el rostro: nadie.

Tu respiración

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Cuando respiras así,

con tanta calma,

tu pecho sube y baja

al ritmo de las olas del mar que nos habla,

que nos canta.

Rayuela

Favoritos, Poesía

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Oculto en mi pecho

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Sin categoría

A quien pueda interesar:

No pretendo que esto sea una carta de amor o una prosa con sentido y estructura, así que solo diré que te detesto.

Detesto ese amargo sabor en mis labios cada vez que pronuncio tu nombre, ese terrible latido que explota mi corazón cada vez que te veo, que te siento cerca o que patéticamente te confundo y pienso haber visto tu silueta pasar.

Ayer me di cuenta de que no puedo jugar contigo, porque ¿a quién voy a engañar? sería tu juego no el mío. Por eso poco a poco voy entendiendo que no puedo seguir tu ritmo sin quedarme atascada y no puedo lanzar un fósforo sin luego apagar su llama