Oculto en mi pecho

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Sin categoría

A quien pueda interesar:

No pretendo que esto sea una carta de amor o una prosa con sentido y estructura, así que solo diré que te detesto.

Detesto ese amargo sabor en mis labios cada vez que pronuncio tu nombre, ese terrible latido que explota mi corazón cada vez que te veo, que te siento cerca o que patéticamente te confundo y pienso haber visto tu silueta pasar.

Ayer me di cuenta de que no puedo jugar contigo, porque ¿a quién voy a engañar? sería tu juego no el mío. Por eso poco a poco voy entendiendo que no puedo seguir tu ritmo sin quedarme atascada y no puedo lanzar un fósforo sin luego apagar su llama

Anuncios

Efímero

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Poesía

Te busco en sus palabras sin sentimiento,

en sus roces de hielo,

en su mirada sin veneno.

Como si en sus ojos quisiera ver tu reflejo,

en sus abrazos sentir el revoloteo explotar de tu pecho,

y sentir la electricidad que deseo.

Cuando te siento lejos

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Mi amor se fue de viaje y siento que lo he perdido un poco…

Se ha ido después de un año,

después de un sin fin de momentos hermosos

¡Espero que se haya llevado mi foto!

porque de verdad no quiero que me olvide,

quisiera que regresara de donde sea que anda y a mí  nuevamente camine.

Entre siempre y jamás

Poesía

Entre siempre y jamás

el rumbo el mundo oscilan

y ya que amor y odio

nos vuelven categóricos

pongamos etiquetas

de rutina y tanteo

-jamás volveré a verte

-unidos para siempre

-no morirán jamás

-siempre y cuando me admitan

-jamás de los jamases

-(y hasta la fe dialéctica

de) por siempre jamás

-etcétera etcétera

El día que me quieras

Favoritos, Poesía

El día que me quieras tendrá más luz que junio;

la noche que me quieras será de plenilunio,

con notas de Beethoven vibrando en cada rayo

sus inefables cosas,

y habrá juntas más rosas

que en todo el mes de mayo.

Las fuentes cristalinas

irán por las laderas

saltando cristalinas

el día que me quieras.

El día que me quieras, los sotos escondidos

resonarán arpegios nunca jamás oídos.

Éxtasis de tus ojos, todas las primaveras

que hubo y habrá en el mundo serán cuando me quieras.