He venido para ver.

“…He venido para ver la muerte
Y su graciosa red de cazar mariposas,
He venido para esperarte
Con los brazos un tanto en el aire,
He venido no sé por qué;
Un día abrí los ojos: he venido.

Por ello quiero saludar sin insistencia
A tantas cosas más que amables:
Los amigos de color celeste,
Los días de color variable,
La libertad del color de mis ojos; Continue reading “He venido para ver.”

Tengo miedo.

Tengo miedo. La tarde es gris y la tristeza
del cielo se abre como una boca de muerto.
Tiene mi corazón un llanto de princesa
olvidada en el fondo de un palacio desierto.

Tengo miedo -Y me siento tan cansado y pequeño
que reflojo la tarde sin meditar en ella.
(En mi cabeza enferma no ha de caber un sueño
así como en el cielo no ha cabido una estrella.) Continue reading “Tengo miedo.”

Ciudad sin sueño.

 No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabañas.
Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan
y el que huye con el corazón roto encontrará por las esquinas
al increíble cocodrilo quieto bajo la tierna protesta de los astros.
No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
No duerme nadie. Continue reading “Ciudad sin sueño.”

Solo la muerte.

Hay cementerios solos,
tumbas llenas de huesos sin sonido,
el corazón pasando un túnel
oscuro, oscuro, oscuro,
como un naufragio hacia adentro nos morimos,
como ahogarnos en el corazón,
como irnos cayendo desde la piel del alma.

Hay cadáveres,
hay pies de pegajosa losa fría,
hay la muerte en los huesos,
como un sonido puro,
como un ladrido de perro,
saliendo de ciertas campanas, de ciertas tumbas,
creciendo en la humedad como el llanto o la lluvia. Continue reading “Solo la muerte.”

Morir soñando.

Au fait, se disait-il a lui-même, il parait que
mon destin est de mourir en rêvant.
(Stendhal, Le Rouge et le Noir, LXX,
«La tranquillité»)

Morir soñando, sí, mas si se sueña
morir, la muerte es sueño; una ventana
hacia el vacío; no soñar; nirvana;
del tiempo al fin la eternidad se adueña. Continue reading “Morir soñando.”

Alma Ausente.

No te conoce el toro ni la higuera,
ni caballos ni hormigas de tu casa.
No te conoce el niño ni la tarde
porque te has muerto para siempre.

No te conoce el lomo de la piedra,
ni el raso negro donde te destrozas.
No te conoce tu recuerdo mudo
porque te has muerto para siempre. Continue reading “Alma Ausente.”

Adiós,mi amor.

Algunas veces el cuerpo sobra;los hombres se cansan de ser hombros y se empeñan en ser alas. Dicen que el pasado es la alegría de las almas tristes. En mi alma todavía es de noche, todavía está lloviendo.

El ring del teléfono puede ser mortal. Especialmente en las madrugadas de abril. Susana llora: “Mi hermana está muy grave ¡Por favor, ven lo antes posible!”. Yo no podía creerlo; tan solo unas horas antes Karina y yo nos besábamos bajo la lluvia. Recuerdo que esa noche le regalé una rosa blanca que poco a poco fue cubriéndose de rocío. Ella sonrió. Con eso fue suficiente… La lluvia chocaba contra sus dientes ¡sonido celestial!, ¡sonido premonitorio! ¿Quién iba a pensar que aquellas tenues e indefensas lágrimas de nube iban a ser las causantes de su muerte?

Llegué a la clínica tan rápido como pude, pero ya era demasiado tarde…

Continue reading “Adiós,mi amor.”

Soneto 45.

No estés lejos de mí un solo día, porque cómo,
porque, no sé decirlo, es largo el día,
y te estaré esperando como en las estaciones
cuando en alguna parte se durmieron los trenes.

No te vayas por una hora porque entonces
en esa hora se juntan las gotas del desvelo
y tal vez todo el humo que anda buscando casa
venga a matar aún mi corazón perdido.

Continue reading “Soneto 45.”

Muere lentamente.

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú. Continue reading “Muere lentamente.”

Instantes.

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Continue reading “Instantes.”