Aquel lunar

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Por una senda negra una joven dama se fue

buscando inspiración y, si acaso, un poco de fe,

tenía el cabello ondulado

y un frasco de escarcha en las manos,

un aire de esperanza

y una tristeza que en sus hombros pesaba.

En medio de frondosos diabolos angustiada se perdió,

horas luego, su llanto a cien luciérnagas despertó.

Todas volaron para iluminar la noche,

así que ella empezó a correr,

y a lo lejos visualizó un extraño coche.

Vidrios rotos; cauchos espichados,

arañas en el techo; ausencia de humanos.

Las luciérnagas se apagaron

y la joven decidió esconderse en la sombra de aquel carro.

Un siglo después una tierna niña por el bosque iba jugando,

su vestido rozaba los árboles,

y unas cien mariposas volaron por el aire.

Sucede

Poesía

Sucede que mi carne se deshoja
porque ella es desde antes mi enemiga.
Morir o envejecer. La tarde quieta,
la noche tan callada en mis mejillas,
me ocurren. Y me ocurre la penumbra
del corazón. De niña no sabía…
Me hablaban de muñecas de cristal,
de la importancia de las blancas cintas
en el cabello verde, o me llevaban
al cine. Me contaban las mentiras