Cuando te siento lejos

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Mi amor se fue de viaje y siento que lo he perdido un poco…

Se ha ido después de un año,

después de un sin fin de momentos hermosos

¡Espero que se haya llevado mi foto!

porque de verdad no quiero que me olvide,

quisiera que regresara de donde sea que anda y a mí  nuevamente camine.

Anuncios

Sucesiva

Favoritos, Poesía
Déjame acariciarte lentamente,
déjame lentamente comprobarte,
ver que eres de verdad, un continuarte
de ti misma a ti misma extensamente.
Onda tras onda irradian de tu frente
y mansamente, apenas sin rizarte,
rompen sus diez espumas al besarte
de tus pies en la playa adolescente.

Corazón Coraza

Poesía

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

Frivolidad

Poesía

“Y así dije al amado”Marcharemos unidos.
Será tu nombre el eco de todos los sonidos.

Me trazará el camino la huella de tus pasos.
Me abrirá el horizonte la curva de tus brazos.

Le gritaré a la vida: ¡rompe, destroza, daña!
Yo tengo mi refugio: ¡su pecho es la montaña!

Le gritaré a la vida: ¡hunde, flota al azar!
Yo tengo mi oleaje: ¡sus ojos son el mar!

Detrás de mis accciones

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Rompí y sigo destruyendo mis barreras por ti;

en ocasiones puedo sentir cómo la pugna de emociones no concluye,

sino se desploma para buscarte.

Me he encontrado cambiando palabras antes de pronunciarlas;

me he visto acariciando tus mejillas con el incesante deseo de besarlas.

No es mentira que el querer te cambia,

 y te enseña a cuidar, a no perder la calma.

A veces creo que la pierdo y olvido,

Pero el amar te obliga a insistir o al menos eso he aprendido.

Recuerdos de ti.

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Hoy amanecí un poco más distraída con una sensación inundando mi pecho; sin poder olvidar su voz en el balcón muy cerca de mi oído, esa voz tan suave e inquebrantable, tan capaz de colarse por mis venas y llevarse consigo pedacitos de mí.

Cerré los ojos y reviví la noche de ayer. Mi corazón se aceleró.

Como si las palabras se le hubiesen agotado de su garganta, fijó su mirada en mi rostro, deteniéndose en mis ojos, y comenzó a respirar, a un ritmo distinto, el aire que yo exhalaba.

En una perfecta sincronización y, sin abrir la boca, nos mantuvimos unos segundos simplemente observándonos, sonriendo para nuestros interiores.

Dos palabras.

Poesía

Esta noche al oído me has dicho dos palabras
Comunes. Dos palabras cansadas
De ser dichas. Palabras
Que de viejas son nuevas.

Dos palabras tan dulces que la luna que andaba
Filtrando entre las ramas
Se detuvo en mi boca. Tan dulces dos palabras
Que una hormiga pasea por mi cuello y no intento
Moverme para echarla.

Te quiero.

Poesía

Te quiero.

Te lo he dicho con el viento,
jugueteando como animalillo en la arena
o iracundo como órgano impetuoso;

Te lo he dicho con el sol,
que dora desnudos cuerpos juveniles
y sonríe en todas las cosas inocentes;

Te lo he dicho con las nubes,
frentes melancólicas que sostienen el cielo,
tristezas fugitivas;

Beber una Coca Cola contigo.

Poesía, Vida.

“Beber una coca cola contigo es todavía más divertido que ir a San Sebastián, Irún, Hendaye, Biarritz, Bayonne
o tener náuseas en la Travesera de Gracia en Barcelona
en parte a causa de que con tu camisa naranja eres como un mejor y más alegre San Sebastián
en parte a causa de mi amor por ti, en parte a causa de tu amor por el yogur,
en parte a causa de los tulipanes de naranja fluorescente alrededor de los abedules,
en parte a causa del misterio que adquieren nuestras sonrisas ante la gente y las estatuas,
cuando estoy contigo es difícil creer que pueda existir algo tan inmóvil,
tan solemne tan desagradablemente definitivo como una estatua mientras que justo frente a ella bajo la cálida luz de Nueva York de las 4 en punto deambulamos por aquí y allá
entre uno y otro como un árbol que respira a través de sus lentes.