Escrito con tinta verde

Favoritos, Poesía

La tinta verde crea jardines, selvas, prados,
follajes donde cantan las letras,
palabras que son árboles,
frases que son verdes constelaciones.

Deja que mis palabras, oh blanca, desciendan y te cubran
como una lluvia de hojas a un campo de nieve,
como la yedra a la estatua,
como la tinta a esta página.

Anuncios

El lugar que tú ocupas

Poesía

Por suerte,
existes.

Y por suerte, también,
no solo existes,
sino que te colocas aquí,
justo al lado de todo lo que está lejos
para estar cerca.

Tu respiración

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Cuando respiras así,

con tanta calma,

tu pecho sube y baja

al ritmo de las olas del mar que nos habla,

que nos canta.

Soneto I

Poesía

Cuando me paro a contemplar mi estado
y a ver los pasos por dó me ha traído,
hallo, según por do anduve perdido,
que a mayor mal pudiera haber llegado;

mas cuando del camino estoy olvidado,
a tanto mal no sé por dó he venido:
sé que me acabo, y mas he yo sentido
ver acabar conmigo mi cuidado.

Para ti, Samantha

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Favoritos

No sé realmente qué te encontrarás haciendo,

pero paso a recordarte lo mucho que te quiero,

lo extraño que es vivir sin tu risa y compañía,

y antes de que sientas que aquí abundan las palabrerías,

te cuento que todo aquí es muy solo, Samantha,

los agujeros negros crecen debajo de nuestra tierra

y parecen poco a poco tragarse todo de ella.

Regreso al mar

Poesía

Siempre es el mar donde mejor se quiere,
fue siempre el mar donde mejor te quise;
al amor, como al mar, no hay quien lo alise
ni al mar , como al amor, quien lo modere.

No hay quien como la mar familiarice
ni quien com la ola persevere,
ni el que más diga en lo que vive y muere
nos dice más de lo que el mar nos dice.

Un trozo de vida

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Un pequeño respiro entre tantas ocupaciones,

allí se encuentra el placer de acostarse entre pálidas flores

gastando segundos que te devuelven la vida,

 que incluso te purifican de algunas viejas antipatías.

Santiamén necesario para despejar la niebla de la mente,

para hablar con uno mismo; gritarse “detente”,

Me digo

Favoritos, Poesía

Imaginé muchas veces haberlo encontrado,

como quien cree haber tenido un poco de suerte en los dados

pues yo era de todos el más afortunado,

el sol no se había metido y yo creía poder tocarlo.

Lo que hoy me grito me aturde

me aturde como el sonido de una colosal ola a un habilidoso marinero