Campo

Poesía, Sin categoría

La tarde está muriendo
como un hogar humilde que se apaga.

Allá, sobre los montes,
quedan algunas brasas.

Y ese árbol roto en el camino blanco
hace llorar de lástima.

Fantasía de una nota de abril

Poesía

“Un vino risueño me dijo el camino.
Yo escucho los áureos consejos del vino,
que el vino es a veces escala de ensueño.
Abril y la noche y el vino risueño
cantaron en coro su salmo de amor.

La calle copiaba, con sombra en el muro,
el paso fantasma y el sueño maduro
de apuesto embozado, galán caballero:

Canción de mi pena dormida

Favoritos, Poesía

Con los ojos cerrados
amplia de voces íntimas
me detengo en el siglo de mi pena dormida.
La contemplo en su sueño…
Duerme su noche triste
despegada del suelo donde arranca mi vida.
Ya no turba la mansa carrera de mi alma
ni me sube hasta el rostro el dolor de pupilas.

Encerrada en su forma,
ya no proyecta el filo sensible de sus dedos
tumbándome alegrías,
en la armonía perfecta de mi canción erguida.
Ya no me parte el tiempo… 

Mírame, por favor

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Favoritos

¡Buenos días, lectores! Hoy nos complace decirles a ustedes que una de nuestras dos escritoras, S.Fuchs, ha ganado el primer lugar en un concurso de poesía. Estamos muy contentas por este logro y deseamos compartir el poema con el cual participó:

Mírame, por favor

Cerré los ojos y una cabellera rubia vi detrás de la puerta,
me acerqué para comprobar que mi visión no mentía,
y de inmediato supe que era su figura la que veía.
Pensé en abrazarla, pero ella se movió velozmente con destreza
¡pude notar en su paso un hálito de tristeza!
ahora irónico pensar que antes su presencia alegraba a cualquiera,
por eso todos la admiraban; todos deseaban tenerla cerca,
ella era parte de la imagen que forma una utopía perfecta,
un concepto de nobleza, excelencia e impecable belleza.

Dormir

Favoritos, Poesía

“El sueño es en la vida el solo mundo
nuestro, pues la vigilia nos sumerge
en la ilusión común, en el océano
de la llamada «Realidad». Despiertos
vemos todos lo mismo:
vemos la tierra, el agua, el aire, el fuego,
las criaturas efímeras… Dormidos
cada uno está en su mundo,
en su exclusivo mundo:
hermético, cerrado a ajenos ojos,
a ajenas almas; cada mente hila
su propio ensueño (o su verdad: ¡quién sabe!)

Caminos

Poesía

“De la ciudad moruna
tras las murallas viejas,
yo contemplo la tarde silenciosa,
a solas con mi sombra y con mi pena.

El río va corriendo,
entre sombrías huertas
y grises olivares,
por los alegres campos de Baeza

Tienen las vides pámpanos dorados
sobre las rojas cepas.
Guadalquivir, como un alfanje roto
y disperso, reluce y espejea. 

No decía palabras.

Poesía

No decía palabras,
acercaba tan sólo un cuerpo interrogante,
porque ignoraba que el deseo es una pregunta
cuya respuesta no existe,
una hoja cuya rama no existe,
un mundo cuyo cielo no existe.

La angustia se abre paso entre los huesos,
remonta por las venas
hasta abrirse en la piel,
surtidores de sueño
hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.