Tres misterios gozosos

Favoritos, Poesía

El cantar de los pájaros, al alba,
cuando el tiempo es más tibio,
alegres de vivir, ya se desliza
entre el sueño, y de gozo
contagia a quien despierta al nuevo día.

Alegre sonriendo a su juguete
pobre y roto, en la puerta
de la casa juega solo el niñito

Anuncios

Las seis cuerdas

Poesía

La guitarra,
hace llorar a los sueños.
El sollozo de las almas
perdidas,
se escapa por su boca
redonda.

Aquel lunar

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Por una senda negra una joven dama se fue

buscando inspiración y, si acaso, un poco de fe,

tenía el cabello ondulado

y un frasco de escarcha en las manos,

un aire de esperanza

y una tristeza que en sus hombros pesaba.

En medio de frondosos diabolos angustiada se perdió,

horas luego, su llanto a cien luciérnagas despertó.

Todas volaron para iluminar la noche,

así que ella empezó a correr,

y a lo lejos visualizó un extraño coche.

Vidrios rotos; cauchos espichados,

arañas en el techo; ausencia de humanos.

Las luciérnagas se apagaron

y la joven decidió esconderse en la sombra de aquel carro.

Un siglo después una tierna niña por el bosque iba jugando,

su vestido rozaba los árboles,

y unas cien mariposas volaron por el aire.

Un amigo que me regaló la vida

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Favoritos

Diminuta patita que se asomaba desde una vieja caja,

él era todo lo que yo esperaba,

una figura oscura que dos manos abiertas medía,

sus casi recién nacidos ojos a penas abría

¡cómo nos costaba darle comida!

era tan indefenso que con su barriga pegada al suelo corría.

Luego fue creciendo y llegó a ser un muy buen amigo

qué buenos momentos los que vivimos

me hacía reír; me hacía correr

yo aún lo recuerdo bien:

si él estaba, no tenía nada que temer;

así éramos felices.

Pero a veces los amigos se separan; se distancian,
algo diferente había en su manera de ver
¡y yo pensé que me había dejado de querer!
mi error también fue alejarme
y, en consecuencia, en la puerta dejó de esperarme.

Prosigue el mismo asunto

Poesía

Al que ingrato me deja, busco amante;
al que amante me sigue, dejo ingrata;
constante adoro a quien mi amor maltrata;
maltrato a quien mi amor busca constante.

Al que trato de amor, hallo diamante,
y soy diamante al que de amor me trata;
triunfante quiero ver al que me mata,
y mato al que me quiere ver triunfante.

En el camino

Poesía, Sin categoría

I

“Resuelve tornar al padre

No temas, Cristo rey, si descarriado
tras locos ideales he partido:
ni en mis días de lágrimas te olvido,
ni en mis horas de dicha te he olvidado.

En la llaga cruel de tu costado
quiere formar el ánima su nido,
olvidando los sueños que ha vivido
y las tristes mentiras que ha soñado.

Interrogaciones

Favoritos, Poesía

“¿Cómo quedan, Señor, durmiendo los suicidas?
¿Un cuajo entre la boca, las dos sienes vaciadas,
las lunas de los ojos albas y engrandecidas,
hacia un ancla invisible las manos orientadas?

¿O Tú llegas después que los hombres se han ido,
y les bajas el párpado sobre el ojo cegado,
acomodas las vísceras sin dolor y sin ruido
y entrecruzas las manos sobre el pecho callado?

El remordimiento

Poesía

He cometido el peor de los pecados
que un hombre puede cometer. No he sido
feliz. Que los glaciares del olvido
me arrastren y me pierdan, despiadados.

Mis padres me engendraron para el juego
arriesgado y hermoso de la vida,
para la tierra, el agua, el aire, el fuego.
Los defraudé. No fui feliz. Cumplida