El efecto que causas

Todo lo que decimos sin querer hacerlo,

no hace falta pronunciar férreas palabras,

no hace falta que los gestos exagerados exterioricen un sentimiento,

todo lo podemos decir sin inmutarnos,

nada podemos sentir abrazándonos.

Cuando el contacto se convierte en obligación es mera pelea de almohadas,

pero cuando unas pupilas se dilatan,

existen dos imágenes que chocan por sus diferentes cargas. Continue reading “El efecto que causas”

Anuncios

País de hadas (I)

“Valles de sombra y aguas apagadas
y bosques como nubes,
que ocultan su contorno
en un fluir de lágrimas.
Allí crecen y menguan unas enormes lunas,
una vez y otra vez, a cada instante,
en canto que la noche se desliza,
y avanzan siempre, inquietas,
y apagan el temblor de los luceros
con el aliento de su rostro blanco. Continue reading “País de hadas (I)”

El diamante

“Pájaro de luz que quiere
Escapar del universo
Y huye del enorme nido
Donde estaba prisionero
Sin saber que lleva atada
Una cadena en el cuello.

Cazadores extrahumanos
Están cazando luceros,
Cisnes de plata maciza
En el agua del silencio. Continue reading “El diamante”

La danza de los astros.

La sombra azul y vasta es un perpetuo vuelo
que estremece el inmóvil movimiento del cielo;
la distancia es silencio, la visión es sonido;
el alma se nos vuelve como un místico oído
en que tienen las formas propia sonoridad:
luz antigua en sollozos estremece el Abismo,
y el Silencio Nocturno se levanta en sí mismo.
Los violines del éter pulsan su claridad.

Alfonso Cortés 

Hoy empezamos el día con este corto, pero lindo poema. Esperamos que  les guste tanto como a nosotras.

Lu&Fu

Nada.

Como la vida es nada en tu filosofía,
brindemos por el cierto no ser de nuestros cuerpos.

Brindemos por la nada de tus sensuales labios
que son ceros sensuales en tus azules besos;
como todo azul, quimérica mentira
de los blandos océanos y de los blancos cielos.

Brindemos por la nada del material reclamo
que se hunde y se levanta en tu carnal deseo;
como todo lo carne, relámpago, chispazo,
en la verdad mentira sin fin del Universo. Continue reading “Nada.”

Tengo miedo.

Tengo miedo. La tarde es gris y la tristeza
del cielo se abre como una boca de muerto.
Tiene mi corazón un llanto de princesa
olvidada en el fondo de un palacio desierto.

Tengo miedo -Y me siento tan cansado y pequeño
que reflojo la tarde sin meditar en ella.
(En mi cabeza enferma no ha de caber un sueño
así como en el cielo no ha cabido una estrella.) Continue reading “Tengo miedo.”

El poeta.

En sueños oyó el acento de una palabra divina;
en sueños se le ha mostrado la cruda ley diamantina,
sin odio ni amor, y el frío
soplo del olvido sabe sobre un arenal de hastío.

Bajo las palmeras del oasis el agua buena
miró brotar de la arena;
y se abrevó entre las dulces gacelas, y entre los fieros
animales carniceros…
Continue reading “El poeta.”

(IV)Correspondencias.

La natura es un templo donde vivos pilares
dejan salir a veces sus confusas palabras;
por allí pasa el hombre entre bosques de símbolos
que lo observan atentos con familiar mirada.

Como muy largos ecos de lejos confundidos
en una tenebrosa y profunda unidad,
vasta como la noche, como la claridad,
perfumes y colores y sones se responden.

Hay perfumes tan frescos como carnes de niños,
dulces como el oboe, verdes como praderas,
y hay otros corrompidos, ricos y triunfantes,

que la expansión poseen de cosas infinitas,
como el almizcle, el ámbar, el benjuí y el incienso,
que cantan los transportes del alma y los sentidos.

Charles Baudelaire

Extraído del libro “Flores del mal”

Lu&Fu

La luna en mis pupilas.

Hay algo nuevo en mi rostro; unas sutiles ojeras

Mis más cercanos preguntan ¿qué será lo que te mantiene despierta?

Dentro del caos y la tragedia,  las estrellas parecen brillar más que nunca; las almas se subordinan ante el reflejo de la luna.

Hay algo nuevo en mi rostro; un hoyuelo constante,

Camino con urgencia; riéndome a raudales. Continue reading “La luna en mis pupilas.”

La estrella oxidada.

Todo iba bien hasta que llegó la octava estrella,

pienso que nadie se imaginó la miseria que traería con ella.

Todo giraba en un ritmo constante,

los medios vivían; la multitud respetaba la autoridad del hablante.

No recuerdo vivir en un ambiente limpio,

ahora se respira un aire tóxico; junto a una generación, me he acostumbrado a caminar bajo una octava y su oxido. Continue reading “La estrella oxidada.”