Cuervo

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Poesía

Cuervo,

intento dormir,

ni me inmuto a moverme,

no me dejaré enfermar por quimeras enfermizas,

no quedaré aturdida.

Un picoteo en la ventana hace que me sobresalte,

yo reconozco esas alas,

esas infinitas falacias.

Anuncios

Lo que soy cuando estás

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Favoritos, Poesía

Soy el cristal empañado de tu ventana,

todo causado por el vapor de agua de tus lágrimas.

No logras verme,

pero te escucho en las noches cuando te quiebras por tus fallas.

Te veo dormir,

te tranquilizas y tu cuarto se llena de palabras de escarcha. 

Aquel lunar

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Por una senda negra una joven dama se fue

buscando inspiración y, si acaso, un poco de fe,

tenía el cabello ondulado

y un frasco de escarcha en las manos,

un aire de esperanza

y una tristeza que en sus hombros pesaba.

En medio de frondosos diabolos angustiada se perdió,

horas luego, su llanto a cien luciérnagas despertó.

Todas volaron para iluminar la noche,

así que ella empezó a correr,

y a lo lejos visualizó un extraño coche.

Vidrios rotos; cauchos espichados,

arañas en el techo; ausencia de humanos.

Las luciérnagas se apagaron

y la joven decidió esconderse en la sombra de aquel carro.

Un siglo después una tierna niña por el bosque iba jugando,

su vestido rozaba los árboles,

y unas cien mariposas volaron por el aire.

Amor náutico

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Poesía

Marinero,

fueron tus labios lo que necesitaba para quitarme la sed,

y sin haberlos probado me estaba deshidratando.

 

Alucinaciones cada que levantaban el ancla,

eterno mareo al atardecer,

soñar caer en tus brazos,

soñar que te volvería a ver.

El naufragio en el que estábamos

finalmente me llevaría a enloquecer.

Escucha tu voz

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Poesía

Voz interna estentórea,

no tengas miedo a explotar en el silencio sepulcral de esta vida,

tan solitaria.

No tengas miedo de ser lluvia en esta sequía,

tan prolongada.

Te he notado triste,

me lo han contado tus lagrimas. 

Un amigo que me regaló la vida

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Favoritos

Diminuta patita que se asomaba desde una vieja caja,

él era todo lo que yo esperaba,

una figura oscura que dos manos abiertas medía,

sus casi recién nacidos ojos a penas abría

¡cómo nos costaba darle comida!

era tan indefenso que con su barriga pegada al suelo corría.

Luego fue creciendo y llegó a ser un muy buen amigo

qué buenos momentos los que vivimos

me hacía reír; me hacía correr

yo aún lo recuerdo bien:

si él estaba, no tenía nada que temer;

así éramos felices.

Pero a veces los amigos se separan; se distancian,
algo diferente había en su manera de ver
¡y yo pensé que me había dejado de querer!
mi error también fue alejarme
y, en consecuencia, en la puerta dejó de esperarme.

Tu respiración

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Cuando respiras así,

con tanta calma,

tu pecho sube y baja

al ritmo de las olas del mar que nos habla,

que nos canta.

Oculto en mi pecho

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Sin categoría

A quien pueda interesar:

No pretendo que esto sea una carta de amor o una prosa con sentido y estructura, así que solo diré que te detesto.

Detesto ese amargo sabor en mis labios cada vez que pronuncio tu nombre, ese terrible latido que explota mi corazón cada vez que te veo, que te siento cerca o que patéticamente te confundo y pienso haber visto tu silueta pasar.

Ayer me di cuenta de que no puedo jugar contigo, porque ¿a quién voy a engañar? sería tu juego no el mío. Por eso poco a poco voy entendiendo que no puedo seguir tu ritmo sin quedarme atascada y no puedo lanzar un fósforo sin luego apagar su llama