Efímero

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Poesía

Te busco en sus palabras sin sentimiento,

en sus roces de hielo,

en su mirada sin veneno.

Como si en sus ojos quisiera ver tu reflejo,

en sus abrazos sentir el revoloteo explotar de tu pecho,

y sentir la electricidad que deseo.

Anuncios

Para ti, Samantha

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs), Favoritos

No sé realmente qué te encontrarás haciendo,

pero paso a recordarte lo mucho que te quiero,

lo extraño que es vivir sin tu risa y compañía,

y antes de que sientas que aquí abundan las palabrerías,

te cuento que todo aquí es muy solo, Samantha,

los agujeros negros crecen debajo de nuestra tierra

y parecen poco a poco tragarse todo de ella.

Para hacer funcionar a las estrellas

Vida.

Para hacer funcionar a las estrellas es necesario apretar el botón azul.

Las rosas están insoportables en el florero.

¿Por qué me levanto a las tres de la mañana mientras todos duermen? ¿Mi corazón sonámbulo se pone a andar sobre las azoteas detectando los crímenes, investigando el amor?

Muerte

Vida.

“Almitra, entonces, habló, diciendo: Os preguntaríamos ahora sobre la Muerte.

Y él respondió:

Desearíais saber el secreto de la muerte.

¿Pero cómo lo encontraréis a menos de buscarlo en el corazón de la vida?

El búho, cuyos ojos atados a la noche son ciegos en el día, no puede descubrir el misterio de la luz.

Si, en verdad, queréis contemplar el espíritu de la muerte, abrid de par en par vuestro corazón en el cuerpo de la vida. Porque la vida y la muerte son una, así como el río y el mar son uno también.

Mientras vivas

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Una pequeña reflexión:

Tu existencia siempre tendrá sentido mientras creas fielmente que tienes mucho que aprender y aportar. Existir es una oportunidad de habitar y explorar esta obra del universo llamada planeta Tierra, la cual es tan enorme que una sola vida no alcanza para conocerla.

El hecho de no ser inmoral solo aumenta el deseo de trascender, de vivir plenamente haciendo algo que te guste, de compartir con las personas que amas y hacerles saber cuánto las aprecias ; incrementa el anhelo de ser alguien que algún día pueda mirar con una sonrisa su pasado y con orgullo su presente.

Entre siempre y jamás

Poesía

Entre siempre y jamás

el rumbo el mundo oscilan

y ya que amor y odio

nos vuelven categóricos

pongamos etiquetas

de rutina y tanteo

-jamás volveré a verte

-unidos para siempre

-no morirán jamás

-siempre y cuando me admitan

-jamás de los jamases

-(y hasta la fe dialéctica

de) por siempre jamás

-etcétera etcétera

Soneto I

Poesía

su especie, porque nunca, pueda morir la rosa

y cuando el ser maduro, decaiga por el tiempo

perpetúe su memoria, su joven heredero.

Pero tú, dedicado a tus brillantes ojos,

alimentas la llama, de tu luz con tu esencia,

creando carestía, donde existe abundancia.

Tú, tu propio enemigo, eres cruel con tu alma.

El día que me quieras

Favoritos, Poesía

El día que me quieras tendrá más luz que junio;

la noche que me quieras será de plenilunio,

con notas de Beethoven vibrando en cada rayo

sus inefables cosas,

y habrá juntas más rosas

que en todo el mes de mayo.

Las fuentes cristalinas

irán por las laderas

saltando cristalinas

el día que me quieras.

El día que me quieras, los sotos escondidos

resonarán arpegios nunca jamás oídos.

Éxtasis de tus ojos, todas las primaveras

que hubo y habrá en el mundo serán cuando me quieras.

Sutil ofensa

Escritos de nosotras. (Lu y S.Fuchs)

Sí, tú, ya que todo lo piensas

 y de todo dices que intentas.

Tú, ya que todo lo sientes

y a todo el que se acerca mientes.

Como pájaro herido caminas,

pero fíjate cómo a los hombres miras,

con esa supuesta ala rota,

llegas a sus vidas y declaras victoria.

Pobre espíritu descompuesto

que lejos de una vida honesta está,

Soneto VIII

Poesía

De aquella vista buena y excelente
salen espírtus vivos y encendidos,
y siendo por mis ojos recibidos,
me pasan hasta donde el mal se siente.

Entránse en el camino fácilmente,
con los míos, de tal calor movidos,
salen fuera de mí como perdidos,
llamados de aquel bien que está presente.